Smartick, un video corporativo en diferentes idiomas

Smartick es una startup afincada en Madrid que ha desarrollado un sistema de aprendizaje de matemáticas para niños que se adapta en tiempo real al ritmo y capacidad del alumno, y que además trabaja la lógica y el razonamiento al tiempo que mejora su comprensión lectora. En poco tiempo no sólo miles de padres en España han descubierto los beneficios que esta joven empresa puede aportar a sus hijos, sino que además han comenzado a implantarse como sistema complementario en numerosos colegios.

Nos llamaron después de haber visto el video promocional que hicimos a la empresa malagueña Freepik, para encargarnos un video de producto que explicara en apenas un minuto y medio qué es Smartick y cómo funciona. Además, no se trataba tan solo de llegar al mercado español, si no que querían aprovechar este video para dar el salto al mercado latinoamericano y anglosajón, por lo que querían que lo finalizáramos en diferentes idiomas.

En principio esto puede parecer sencillo, sin embargo no se trataba únicamente de grabar las locuciones en diferentes idiomas, si no que había que trabajar en postproducción cada plano para que los textos de los ejercicios (y en ocasiones los ejercicios completos) en los que trabajan nuestros protagonistas también fueran en el mismo idioma que el locutor.

Aunque había un guión previo, trabajar con niños no siempre resulta sencillo. Es cierto que nuestros pequeños actores estaban encantados de participar en el rodaje desde el primer momento, pero también lo es que pasado un rato las ganas de colaborar se van pasando, se cansan y se aburren… Eso hace que a pesar de llevar pensados una serie de planos para la grabación y un plan de rodaje al que ceñirse, finalmente haya que seguir un poco el ritmo que los pequeños marcan e improvisar muchos planos aprovechando los momentos que están distraídos.

El problema de esto es que la mayor parte de los planos que aparecen en el video corporativo servían por la acción de los niños, pero el ejercicio que aparecía en pantalla no era el deseado. Eso hizo que tuviéramos que cambiar todas las pantallas que aparecen en el video en postproducción y volver a crearlas de cero. Esto permitió además que pudieran aparecer los mismos ejercicios en la versión inglesa y americana con solo cambiar los textos.

En cuanto a la música, una vez más volvimos a recomendar adquirir los derechos musicales en el portal MusicBed. Es cierto que no se trata de la vía más económica de las que hay disponibles, pero la calidad que aporta al resultado final es más que evidente.

A continuación os dejamos las versiones española e inglesa para que podáis comparar el resultado:

Aprovechando el rodaje, nos pidieron también si podíamos hacer un video tipo al que hicimos para Freepik, que mostrara sus instalaciones además de la gente que allí trabaja, por lo que desarrollamos un guión que pudiera relacionarse de alguna manera con el video de producto. Es un enorme placer poder trabajar y realizar videos para empresas tan jóvenes y modernas como es el caso de Smartick o Freepik, que además nos permiten desarrollar ideas sobre las que discutir con total libertad.

Video promocional Freepik

Hace poco recibimos una llamada que nos sorprendió… Freepik es una empresa que conocíamos desde hacía tiempo. Habíamos recurrido a su web en diferentes ocasiones, ya fuera para adquirir alguno de sus increíbles diseños gráficos para incluir en alguno de nuestros trabajos corporativos o simplemente como fuente de inspiración, pero jamás nos habíamos imaginado que Freepik tenga su sede en Málaga.

Como suele ocurrir con este tipo de empresas, pensábamos que sus oficinas estarían ubicadas en algún sitio cool de California, pero jamás que hubiera sido creada por malagueños, en concreto por Alejandro y Pablo Blanes junto a Joaquín Cuenca (fundador de exitosas startups como Panoramio, que fue adquirida por Google) y que sus diseños sean descargados por miles de profesionales, recibiendo más de veinte millones de visitas cada mes, y que además se haya asociado con el gigante del sector Shutterstock.

Nos llamaron porque además de crear un video que contara a grandes rasgos en qué consiste y cómo funciona Freepik, querían plasmar en éste no sólo el ambiente que se respira en sus oficinas si no a la gente que trabaja allí, y descubrimos que se trata de una gran familia compuesta por una treintena de diseñadores gráficos, programadores, diseñadores web,… sin contar un gran número de diseñadores gráficos externos vinculados a la empresa que se encargan entre todos de realizar cientos de miles de diseños vectoriales gratuitos que utilizan grandes empresas como Adobe, Awwwards, Optimizely, Google,…

Nos encanta este tipo de encargos en los que no se trata únicamente de realizar un video corporativo al uso, si no que desde un principio tanto Alejandro como Pablo nos dieron completa libertad para desarrollar un guión mucho más narrativo y que se acerca más al mundo de la publicidad y la televisión.

¿Cómo se presupuesta un video corporativo?

Presupuestar un video corporativo nunca es tarea fácil. Ya se trate de un video de empresa, un video institucional, un spot de televisión o un videoclip musical, existen un gran número de factores a tener en cuenta si queremos que nuestra producción se mantenga dentro de unos costes razonables y ofrezca a su vez la mínima calidad, tanto técnica como narrativa, que el público actual demanda. Por lo tanto, es necesario que la productora encargada de dicho audiovisual disponga de una larga trayectoria en el sector si no queremos llevarnos más de una sorpresa durante la realización de nuestro video corporativo.

En StudioKrrusel no sólo disponemos de esa extensa experiencia, avalada por años de trabajo en cine y publicidad, si no que además el vínculo que creamos con nuestros clientes es tal, que tratamos de desarrollar cada producción de la manera más transparente y clara posible, tanto a la hora de desarrollar y desglosar el presupuesto, como de asesorar sobre cuales son las mejores opciones según el cliente y sus necesidades.

Por este motivo hemos decidido crear un documento en el que nombrar y desarrollar cada uno de esos factores que influyen en el coste final de la producción de un video de empresa y que de esa manera, nuestros clientes puedan tener un control y conocimiento absoluto de donde están invirtiendo su capital.

No hemos querido crear un listado cerrado, y probablemente lo vayamos modificando en el futuro, pero por el momento sirve más que de sobra para que nuestros clientes y todos aquellos que se planteen la posibilidad de llamarnos para contratar nuestros servicios puedan hacerse una idea clara de cuales son los factores que tenemos en cuenta a la hora de preparar un presupuesto.

Pincha en el siguiente link para acceder a la guía que hemos preparado: ¿Cómo se presupuesta un video corporativo?

Si bien es cierto que en la mayoría de los casos no será necesario aplicar todos estos puntos, sí habrá que tenerlos en cuenta para no llevarnos ninguna sorpresa desagradable, tanto por parte del cliente como de la propia productora.

Vídeos de empresa

5 «Reglas» a tener en cuenta para su video de empresa

      Hace no mucho que publicábamos un post en el que enumerábamos una serie de razones para hacer un video corporativo. Hoy sin embargo vamos a centrarnos en enumerar una serie de factores que si bien no son necesarios en todos y cada uno de los casos, no esta de más tenerlos en consideración a la hora de realizar un video de empresa:

1. DEFINA SU PÚBLICO. 

     El marketing consiste en posicionar y comunicar el valor único de una empresa o producto a un público muy específico. Su producto o servicio jamás será del interés de todo el mundo, y esto es algo que debemos asumir desde el principio. De hecho, probablemente no será de gran interés para la gran mayoría en absoluto. Por ello, su empresa tiene que asegurarse de que su mensaje se adapte a los intereses específicos de un público muy bien definido. Esto puede sonar arriesgado ya que al tratar de optimizar el enfoque de su mensaje se puede plantear la necesidad de dejar algunas ideas fuera, pero en realidad lo realmente arriesgado es intentar incluirlo todo en un mismo video. Sea conciso en su mensaje y trate de definir sus expectativas lo máximo posible. Es preferible realizar dos videos con fines diferentes, que tratar de incluir todo en uno. Ganará más concretando que diluyéndose en un mar de ideas.

2. CUENTE UNA HISTORIA QUE CONECTE EMOCIONALMENTE CON SU PÚBLICO. 

      En nuestra mente consciente nos gustaría creer que tomamos decisiones racionales. Sin embargo, esta no es siempre la realidad. Prácticamente todas las decisiones de compra son decisiones emocionales. Su producto puede ser mejor o peor en ciertos aspectos que el de sus competidores, pero eso no es lo realmente importante. Lo importante es cómo las personas se relacionan con su empresa y el recuerdo que conserven de ella. La mayoría de las producciones de vídeos corporativos de hoy en día consisten en una repetición de hechos, características y beneficios que difícilmente logran conectar con el público. Un bombardeo de información que de nuevo, se diluye en un mar de ideas, sin concretar finalmente en ninguna.

La realidad es que la mayoría de los espectadores nunca llegan a ver el final de estos videos. Si usted quiere que su público vea y recuerde su mensaje tiene que conectar con ellos a un nivel emocional. Su empresa debe diferenciarse del resto en este sentido. Ya nadie quiere que se le venda nada o se les trate de embaucar con datos y artimañas, quieren conectar a un nivel diferente y especial.

3. MUESTRE, NO CUENTE.

      El vídeo es con mucha diferencia, la táctica de marketing que más crece hoy en día, ya que informa y convence mejor que cualquier otro medio o soporte sobre los beneficios de su empresa o producto. Se trata de una experiencia visceral que involucra a la audiencia, tanto visual como verbalmente. ¿Por qué sólo explicar cómo funciona un producto cuando usted puede mostrar a sus clientes y usuarios cómo utilizarlo y beneficiarse de él?

El video está ganando popularidad debido a que es el mejor medio para transmitir una gran cantidad de información de forma rápida y concisa a un público saturado de información y cuyo déficit de atención se vuelve cada vez más evidente. Es especialmente eficaz cuando se necesita mostrar los beneficios más intangibles de un producto. Imagínese tratando de promover un perfume exclusivamente basándose en los méritos de esa fragancia en particular a través de un simple texto. No podría. O al menos, no podría hacerlo de la manera en que un video puede: mediante la creación de imágenes que sugieran la «promesa» que ese perfume ofrece.

4. SU CLIENTE ES EL FOCO, NO USTED.

     Por lo general, su cliente quiere saber cómo su empresa puede resolver sus problemas y necesidades. Eso es lo que realmente les importa. A ellos en realidad, al menos en la gran mayoría de los casos, no les preocupa mucho su historia o un sin fin de datos financieros y económicos. Y sin embargo, la gran mayoría de los vídeos corporativos que se siguen produciendo hoy en día, todavía no están escritos desde la perspectiva del cliente. La mayoría de las empresas siguen esforzándose en crear vídeos que hablan de sí mismos. Su empresa debe ponerse en los zapatos del cliente y preguntarse: ¿qué es lo que les importa?, ¿cuáles son sus problemas?, ¿qué esperan de nuestros productos?,… A continuación, coloque su compañía como la solución obvia y única para esos problemas y necesidades específicas. Dé a sus posibles usuarios algo con lo que puedan relacionarse. ¿Por qué no hacer que se vean a sí mismos en el vídeo, sus inquietudes, sus necesidades,… y cómo su producto o servicios solucionan cada uno de estos puntos?

5. COMPARTA SU FILOSOFÍA DE EMPRESA, Y NO SÓLO AQUELLO QUE VENDE U OFRECE.

      Hace quince años el Manifiesto Cluetrain nos dijo que «los mercados son conversaciones» y explicó cómo Internet está cambiando fundamentalmente la forma en que las personas interactúan con las empresas.

En la actualidad, el usuario espera un alto nivel de transparencia por parte de los negocios. Este es un concepto relativamente nuevo para la mayoría de las empresas. Nos encontramos en un momento en el que llamar la atención de nuestros posibles usuarios es sólo el primer paso. En algún lugar a lo largo del ciclo de compra o en nuestra relación con el cliente es muy probable que tenga que renunciar un poco a la “intimidad” de su empresa y ceder cierta información a su posible cliente: ¿Cual es su filosofía de empresa?, ¿Cuáles son sus valores fundamentales?, ¿Cómo trata a sus empleados?, ¿Cómo se relaciona con el medio ambiente?, ¿Por qué debería preocuparme por su compañía cuando tengo un gran número de opciones diferentes frente a mí?,… Estos son algunos ejemplos de las cuestiones que importan a los usuarios hoy en día, algo que realmente nunca importó demasiado antes y que hoy, sin embargo, lo hace.